Algunas noticias sobre el Ramal C-14, el Tren a las Nubes y su zona.

lunes, 22 de agosto de 2016

Después de años, opera el tren carguero entre Salta y Chile

22/08/2016.

Se reanudaron las exportaciones de cal al país vecino, gracias al acuerdo firmado entre Belgrano Cargas y la empresa Ferronor. El último despacho había sido en 2005.

Se reactivo el comercio exterior a Chile a través del Ferrocarril Belgrano.


El Ferrocarril General Belgrano, que une Salta con Chile, volvió a operar comercialmente con el envío de 500 toneladas de cal que salieron de la estación de Gereral Güemes hacia la mina La Escondida, en el país vecino.

El presidente de la Cámara de Comercio Exterior de Salta, Javier Cerusico, destacó la reactivación del ramal después de una década de inactividad.

“Hoy se está despachando el primer convoy de un contrato de tres mil toneladas mensuales de cal”, confirmó a Cadena 3.

Si bien el ramal ferroviario estaba listo para funcionar desde hace un año, el titular de la entidad recordó que el último despacho a Chile se hizo en 2005.

Sobre las causas de la paralización del Ferrocarril General Belgrano explicó: “Faltaba decisión política y la situación de la economía tampoco ayudó”.

http://www.cadena3.com/contenido/2016/08/22/Despues-de-anos-opera-el-tren-carguero-entre-Salta-y-Chile-168275.asp

domingo, 14 de agosto de 2016

El tren del cielo

Domingo, 14 de agosto de 2016.

Por: Graciela Cutuli

PACHAMAMA Y VIAJE A LAS NUBES.

Vendedores de artesanías, y entre ellos chicos con sus ovejas y llamas, esperan a los viajeros en el final del recorrido ferroviario.


San Antonio de los Cobres, corazón de una Puna que hasta fin de mes celebra a la Madre Tierra, vuelve a ver el paso del famoso ferrocarril de altura, que ahora parte desde aquí para llegar hasta el cercano Viaducto de la Polvorilla. Un trayecto abreviado que se completa en ómnibus y permite parar en Santa Rosa de Tastil.

Nacido y criado en San Antonio de los Cobres, allí donde Salta casi toca el taco de la bota jujeña, Gabriel Martínez sabe bien de qué habla cuando frente a su grupo de viajeros –argentinos y visitantes de países lejanos que han llegado atraídos por la fama de los paisajes salteños y el desafío de altura que implica el Tren a las Nubes– se planta y asegura: “No nos gusta que digan somos pobres. Porque nosotros somos ricos. No nos falta nada, somos el pueblo más sano del país”. Una riqueza hecha de gente que parece fusionada con el paisaje que la rodea, árido en la superficie pero valioso en su interior. No es en vano el nombre de San Antonio de los Cobres, ni los restos de la Mina Concordia que aún se ve en el camino hacia el Viaducto La Polvorilla.

Esa riqueza puneña, hija también del agradecimiento de su pueblo a la Madre Tierra, se vivencia sobre todo en agosto. En el mes de la Pachamama. En el mes de las ceremonias, que –sean públicas o privadas, abiertas a los turistas o sólo para la comunidad, celosamente resguardadas en la intimidad de los hogares– remiten a viejos ritos incaicos asociados a la siembra.

El Tren a las Nubes, detenido en la estación de San Antonio de los Cobres, desde donde parte hacia el viaducto La Polvorilla.


LA PARTIDA

Son las siete de la mañana y el ómnibus que ahora realiza gran parte del trayecto que antes hacía el Tren a las Nubes –desde la capital provincial hasta San Antonio, donde se abordan los vagones hasta el Viaducto La Polvorilla para hacer un trayecto que dura entre ida, vuelta y parada fotográfica unas dos horas y media– está a punto de partir. Gabriel, guía del nuevo itinerario, será el encargado de descifrar el paisaje, entre yungas y cardones, pero también de revelar los secretos de la celebración local que se extiende hasta fin de mes y tuvo su eje central el sábado 6 de agosto, en San Antonio de los Cobres. “La fiesta viene de las culturas incaicas, de hecho los collas son los descendientes de los pobladores del Collasuyu, una de las cuatro regiones o ‘suyos’ del imperio de los incas, extendido por el actual norte argentino”. A la Pachamama se le agradece, se le permiso para la apertura de los terrenos –porque la siembra va de fines de agosto a fines de septiembre– y también protección. El hilo yoki, una hebra de lana bicolor que al final del día todos llevaremos puesta en la muñeca izquierda, es eso precisamente; un amuleto sagrado que brinda protección durante este mes. “Para que no te pase nada –subraya Gabriel–, por eso se dice que pasás agosto, y pasás el año”.

No pasará mucho tiempo antes de la primera parada, en Campo Quijano. En la plaza del pueblo aún es de noche cuando bajamos a ver una vieja locomotora a vapor, alemana, que llegó a Salta en 1927 pero no llegó a ser usada por no tener la potencia suficiente. A un lado, un monolito recuerda que aquí descansa Richard Fontaine Maury, el ingeniero estadounidense que diseñó el Ramal C-14 del ferrocarril General Belgrano. Es decir, el Tren a las Nubes.

El viaje sigue. Empieza a clarear, pero el día aún está brumoso cuando cruzamos el Viaducto del Toro, inaugurado en 1925, y en la parada fotográfica las cámaras buscan captar todos los matices de los cerros coloridos, entre cardones y formaciones rocosas. Un poco más adelante, al final de una ruta recta y desierta que se pierde en el horizonte, vigila el Nevado del Acay, un gigante que supera los 5700 metros y es un clásico desafío para montañistas.

DESAYUNO CAMPESTRE

La siguiente parada es en El Alfarcito, pequeño paraje junto a la ruta donde la Fundación Alfarcito administra un centro operativo con 25 comunidades locales y un Colegio Albergue de Montaña, con orientación en turismo. Aunque sea por hoy, los chicos dejan atrás su timidez y se animan a hablar en público: es el día de la fiesta patronal y hay que celebrarlo. Mientras esperan la procesión, con una desenvoltura conmovedora hablan de su vida cotidiana, de sus viajes para ir y volver de sus casas, de la obra que legó el padre Chifri, el artífice de todo lo que vemos. Y gracias a quien hoy, por convenio con el Tren a las Nubes, están preparados para ofrecer a los turistas el “desayuno campestre” que recibe cada pasajero en su paso por el lugar: al aire libre, infusiones calientes y una bolsita con pan casero, un alfajor y una empanadita de cayote, endulzada con yema y azúcar. Tentados por los sabores salteños, varios quieren hacerlos probar en sus casas: y además de dulces, se llevarán las bolsitas de papines andinos que se ofrecen en la pequeña feria montada para la ocasión.

Pronto hay que partir nuevamente: el bus debe llegar puntual para el mediodía, cuando el Tren a las Nubes sale de San Antonio de los Cobres. En el último tramo, cuando sus pasajeros ya están bien despiertos, Gabriel se encarga de recordar las leyendas de esta región donde reina el majestuoso –pero amenazado– yaguareté. Sobre todo el misterioso mito del ucumar, una presencia muy arraigada en estos valles desolados: “Está asociada al oso de anteojos y tiene su origen en la historia de un hombre que supo que su mujer le era infiel. Fue así que se dejó crecer las uñas y se limó los colmillos, preparándose para la venganza. El día que los encontró juntos, los mató a ambos y luego se fue a las yungas donde, para ocultar su dolor, se puso anteojos. Hombre oso, mitad humano y mitad animal, el ucumar anda junto a los ríos y en el fondo de las quebradas, pero sólo de vez en cuando deja avistar sus huellas”.

Antes de darnos cuenta, ya se avistan las primeras casas de San Antonio. Ahora sí, el sol brilla. Sobre la ladera de la montaña está escrito en grandes caracteres el nombre del pueblo: y en las vías, junto a la estación, los vagones azules del Tren a las Nubes esperan a sus pasajeros, que con paso lento –al fin y al cabo estamos a 3800 metros de altura, en uno de los pueblos más altos de la Argentina– van abordando la formación. Los celulares no descansan, y descansarán menos todavía cuando, en unos 50 minutos de recorrido, el tren se vaya aproximando lentamente al Viaducto La Polvorilla. Sólo hará una parada –donde no se puede bajar– a la altura de la abandonada Mina Concordia, para colocar la locomotora detrás y empujar la formación en su tramo final. Que es, sin duda, el más emocionante de este trayecto temporalmente abreviado: una estructura gigantesca de vigas de acero, literalmente en el medio de la nada, que se arraigan en el suelo a lo largo de 223 metros y se elevan 63 metros hacia el cielo. A nada menos que 4200 metros sobre el nivel del mar: una hazaña de ingeniería, orgullosamente en pie, que costó tres vidas y se completó en 1932.

Junto al viaducto, un coro de chicos recibe a los visitantes interpretando Aurora y canciones andinas con sus instrumentos tradicionales. Así, se eleva sobre las montañas silenciosas el sonido dulce y melancólico de los instrumentos de viento, acompañados de las voces infantiles. No lo saben –se muestran concentrados en cada nota y algunos tocan con los ojos bien cerrados– pero emocionan. A pocos metros, muchas mujeres venden tejidos y recuerdos, mientras un par de chiquitos piden propina para posar con sus bebés de llama u oveja. Es una animación temporal: cuando los turistas vuelvan a subir al tren, los pobladores juntarán sus cosas y emprenderán el regreso a casa. El silencio volverá a adueñarse de este paisaje inmenso y desnudo hasta la llegada del próximo tren, de nuevos visitantes con nuevos asombros. Aunque hoy es un día distinto. Hoy se celebra a la Madre Tierra y en San Antonio todo es fiesta.

El ritual de alimentar la tierra, en la ceremonia de agradecimiento por los frutos recibidos.


EL RITO

Cuando el Tren a las Nubes vuelve a entrar en la estación, el pueblo ya está allí reunido. En el centro están Miguel Siares, Teófila Urbano y Simeón Choque, líderes y referentes de la comunidad, que encabezan la ceremonia: primero se quita la tapa del pozo donde se hicieron las ofrendas del año pasado, para que el cacique interprete cómo será el futuro (según por ejemplo cómo están la tierra y las hojas allí colocadas) y decida qué se habrá de sembrar este año, cómo se prevé la cosecha, la salud, el trabajo. Algunas palabras que se pierden en el conjunto no se entienden: no son castellano sino en runa simi, “el habla del hombre”, el idioma originario que erróneamente los primeros españoles llamaron “quichua”... Una expresión –explica Gabriel– que en realidad significa “váyanse”, el pedido en vano con que fueron recibidos los conquistadores por los pobladores del Noroeste. Otras palabras –la más reconocible es qusiya, qusiya (alegría)– van apareciendo, junto con las reglas de la convivencia que identifican a este pueblo: no robes, no mientas, no seas perezoso. Una suerte de tres mandamientos, los esenciales, que no pueden faltar en el agasajo a la Madre Tierra.

Luego “se le da de comer” a la Pachamama, los mejores frutos y comidas especiales. Chicha, cigarrillos y hojas de coca son infaltables. Todo envuelto en el humo de los sahumerios, que se eleva por encima de los participantes e impregna el aire y las ropas. Teófila rescata especialmente la apertura de esta fiesta al público pero sobre todo su recuperación de parte del propio pueblo colla: antes –cuenta– se hacía en las casas, casi en secreto, como si no fuera de la más íntima pertenencia a sus tradiciones. Ahora en cambio hay orgullo. Y ese orgullo no los hace renegar de las nuevas creencias que también fueron adoptando: por su historia, forzosamente, esta es tierra de sincretismo. Entonces, la capilla tiene su lugar y la Pachamama también.

Al final del rito en San Antonio, llega un colorido baile al que se sumará todo el pueblo.


DESPEDIRSE DE LA PUNA

A las cuatro y media de la tarde hay que emprender el regreso, aunque en San Antonio de los Cobres la fiesta está lejos de terminar: a la Madre Tierra se la celebra sin horarios. Pero el tiempo es tirano cuando los caminos son largos y tienen como única compañía las largas sombras de las montañas. Pronto empezamos a desandar la ruta de ida, pero antes de regresar a Salta falta todavía una parada en Santa Rosa de Tastil, una antigua población preincaica que quedaba fuera del alcance cuando el regreso se hacía en tren (aunque existía la alternativa de regresar en 4x4 y hacer un alto en el poblado y sus ruinas). Sobre la Quebrada del Toro, a 3100 metros de altura, tiene sólo un puñado de habitantes –la mayoría viven dispersos en los valles, donde cuidan sus cultivos y sus animales– pero un largo linaje. Todo luce tranquilo –será diferente el 31 de agosto, cuando sea la fiesta patronal dedicada a Santa Rosa– pero aún estamos a tiempo de visitar el museo de sitio. Aunque pequeño, brinda un panorama completo del origen del pueblo, la riqueza de su arte rupestre, su papel en el Qapaq Ñan (la amplia red de caminos de la civilización incaica en los Andes sudamericanos) y los cambios que sufrió en tiempos de la conquista de parte de los incas. Las vitrinas exhiben algunos objetos valiosos de la cultura Tastil, entre ellos los tejidos de llama y alpaca, cuya complejidad revela el papel social y político de sus portadores, instrumentos de cerámica colorida, herramientas hechas en piedra y accesorios de la vida diaria o ritual. Así es todo un pueblo el que cobra vida a partir de apenas unos objetos, y los habitantes de hoy se insertan en una larga línea de pobladores de estas tierras que también cambia la mirada de muchos visitantes sobre ellos y su relación con la tierra. La Madre Tierra, la Pachamama que todo lo da y a quien todo, todos, le pertenecen.

http://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/turismo/9-3418-2016-08-17.html

miércoles, 3 de agosto de 2016

Se registra un temblor de M4.4 Richter cerca de San Antonio de los Cobres

Miércoles 03 de Agosto de 2016.

El servicio USGS ha informado que la pasada madrugada, a las 02:34:21, se ha registrado un movimiento sísmico con epicentro en territorio de la Provincia de Salta.



El movimiento, que ha alcanzado una magnitud de 4.4 en la escala de Richter, según la información preliminar del fenómeno difundida por USGS, se ha localizado en las coordenadas 24.209 S 67.107 O, que corresponden a un punto de la Provincia de Salta ubicado a unos 80 kilómetros al oeste de la ciudad salteña de San Antonio de los Cobres, cabecera del Departamento de Los Andes.

La profundidad del fenómeno ha sido estimada en 189 kilómetros, con un margen de error de 8,6 kilómetros.

Hasta el momento no hay otra información sobre este fenómeno.

http://noticias.iruya.com/a/sociedad/sucesos/17682-se-registra-un-temblor-de-m4-4-richter-cerca-de-san-antonio-de-los-cobres.html

domingo, 31 de julio de 2016

Instalarán un observatorio de basura espacial en Tolar Grande

31 julio, 2016.

Se ubicará un observatorio de al menos cuatro telescopios en el cerro Macón, a 4650 metros de altura. Comenzará a funcionar a partir de 2017.



Con este proyecto, Argentina se incorporará al proyecto International Scientific Optical Network (ISON) y podrá acceder a los datos ofrecidos por toda la red de telescopios dispuestos en distintas partes del mundo.

Su coordinador por parte la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (CONAE), Stanislav Makarchuk, comentó a la Agencia CTyS-UNLaM que “el proyecto ISON es financiado por la Academia de Ciencias de Rusia, en tanto que, para la ubicación del Observatorio en Argentina, además de la CONAE, participa el CONICET, el Instituto de ASTRONOMÍA Teórica y Experimental de la Universidad de Córdoba (IATE) y la provincia de Salta”.

“Cuando culmine la temporada de invierno, iremos al cerro Macón para dejar todo listo para la instalación de los dos primeros telescopios de ISON”, contó el director del Observatorio Astronómico de Córdoba, Diego García Lambas. Y adelantó: “Si todo se da según prevemos, ambos comenzarán a funcionar en abril de 2017 y, ese mismo año, estaríamos ubicando otros dos telescopios más”.

Ya ha llegado una cúpula desde Rusia, que ahora está ubicada en el pueblo salteño de TOLAR GRANDE. “Debemos realizar unas obras en el sitio y definir la provisión eléctrica antes de trasladarla al Macón”, especificó García Lambas.

Una vez que el observatorio comience a funcionar, Argentina quedará incorporada a la red global para el seguimiento de asteroides y el monitoreo de la chatarra espacial. Stanislav Makarchuk aseveró que “es muy importante el monitoreo de la basura espacial, porque el país pondrá más satélites en órbita en los años futuros, y, por el hecho de alojar este observatorio en Salta, podremos acceder a la base de datos globales de ISON que se recopilan desde distintas partes del mundo”.

El observatorio quedará ubicado en un sitio que es extraordinario para el desarrollo de la astronomía (el cerro Macón en Tolar Grande), por poseer una calidad excelente del cielo que permitirá detectar con mayor precisión todos los objetos ubicados a distintas órbitas.

Tan buena es la calidad de este sitio que allí, en pocos meses, comenzarán a funcionar dos proyectos astronómicos internacionales más: ABRAS y TOROS. Además, también en la provincia de Salta, en proximidades a San Antonio de los Cobres, se establecerá la primera antena del proyecto internacional LLAMA, el cual permitirá mejorar la calidad de las investigaciones en radioastronomía a nivel mundial.

LA UBICACIÓN Y EL TAMAÑO DE LOS TELESCOPIOS


El observatorio de ISON quedará ubicado a 177 metros de donde ya está edificada la torre y la cúpula del proyecto ABRAS. Cuando el observatorio esté finalizado, en total, quedarán asentadas tres cúpulas sobre una platea de cemento, las cuales estarán alineadas y separadas a unos cuatro metros de distancia entre sí.
En una de las cúpulas, irá un telescopio binocular y, en las otras dos, irán telescopios de un solo tubo. “Los telescopios tendrán distintos tamaños y distintos objetivos”, indicó García Lambas.

Los más pequeños -de 25 centímetros de diámetro- estarán destinados a estudiar objetos que se desplazan a gran velocidad, como lo es la basura espacial; en tanto, los telescopios más grandes -de 60 centímetros de diámetro- estudiarán objetos con un desplazamiento aparentemente no tan veloz, como son los asteroides cercanos a la Tierra.

La Academia de Ciencias de Rusia financiará el costo de los telescopios y demás instrumentos, en tanto que Argentina cubrirá los gastos de infraestructura.

“Al tener tres proyectos astronómicos en el sitio, se abarata la logística de instalación, porque se hará un parque de energía solar y la mayor parte del gasto será común, más allá de que ABRAS, TOROS e ISON tendrán sus propios paneles solares y su propio instrumental para la provisión de energía”, agregó el director del OAC.

DIFICULTAD PARA DETERMINAR LA ÓRBITA DE LA CHATARRA ESPACIAL

La basura espacial tiene un movimiento aparentemente muy rápido en el cielo, por lo cual se precisa de telescopios que lo detecten con rapidez y puedan girar con velocidad para seguirlos. “Esta condición de poder moverse con rapidez lo tienen, sobre todo, los telescopios más pequeños, por lo cual son considerados técnicamente de montura rápida”, explicó Lambas.

En general, lo que hacen los telescopios es seguir la rotación de la Tierra. Pero no es tan sencillo determinar la órbita de estos desechos que han quedado en el espacio, porque los objetos son detectados cuando se refleja en ellos un brillo que puede ser muy variable según la posición que tenga el objeto respecto a la fuente de luz.

“Como puede haber grandes variaciones en el brillo, los telescopios deben tratar de captar la mayor parte de tiempo al objeto para poder calcular su órbita”, relató el astrónomo del OAC. Este observatorio vigilará una porción de cielo bastante amplia, al cubrir gran parte del territorio argentino y de varios países limítrofes.

 Fuente: Agencia CTyS (Ciencia, tecnología y sociedad de la Universidad Nacional de La Matanza).

http://www.saltadiario.com.ar/?p=44621

lunes, 25 de julio de 2016

Celebraron los 128 años del nacimiento de la ciudad de General Güemes

25 de julio 2016.

Por:  Sergio Tapia.

Autoridades y vecinos recordaron el nacimiento de la urbe bajo el influjo del ferrocarril, dado que ésta creció alrededor de la primera estación de trenes.

Desfile de las academias de danzas, con sus trajes típicos, fente al palco oficial.


En la tarde del sábado, en la plazoleta Centenario, se desarrolló un acto para celebrar los 128 años del nacimiento de la ciudad de General Güemes.

El acto fue presidido por la intendenta Alejandra Fernández, quien estuvo acompañada por autoridades legislativas, policiales y educativas y numerosos vecinos, que se dieron cita para rendir un justo homenaje a su ciudad.

Cabe señalar que General Güemes no cuenta con una fecha fundacional debido a que nunca fue creada oficialmente, sino que nació bajo el influjo de la actividad ferroviaria.

Lo que fue el Ferrocarril General Belgrano llegó a esta comarca hace 128 años y los alrededores de la estación se fueron poblando con los años, hasta llegar a ser el pueblo más importante del departamento Campo Santo.

Gracias a este crecimiento, imponente para la época, se transformó en el municipio cabecera del departamento, desplazando a Campo Santo e imponiendo su propio nombre.

Al no contar con una fecha que indique su nacimiento preciso, por la década de los 80, destacados historiadores locales, entre ellos la profesora Clara Gútiez, realizaron una intensa tarea de investigación logrando determinar que el 23 de julio de 1888, podía considerarse como fecha fundacional.

Lo que pasó ese día fue que el entonces presidente Juárez Celman firmó un decreto donde ordena el desplazamiento de la estación Santa Rosa, ubicada 3 kilómetros al sur, hacia donde la encontramos en la actualidad, debido a que se trataba de un sitio estratégico para la bifurcación de las vías férreas, una con destino hacia Salta, la línea Central-Norte y un segundo ramal con destino a San Salvador de Jujuy.

Un polo de desarrollo

Una vez reinstalada, la estación se transformó en un verdadero polo de desarrollo. En pocos años toda la actividad comercial de la zona se había concentrado en sus cercanías. "Güemes tiene mucho por redescubrirse; su rica historia no es muy conocida para la mayoría de los gemenses; por eso es importante aprovechar cada momento para despertar esa curiosidad y que comencemos a mirar un poco hacia adentro. Esa tarea la estamos realizando junto con un grupo de personas que no somos historiadores, pero tenemos esa necesidad de conocer y dar a conocer", expresó el Dr. Víctor Hugo Díaz.

Díaz es miembro de la Comisión de Revisión Histórica, y fue el encargado de realizar, en pocos minutos, un repaso de los principales acontecimientos que le dieron origen a la ciudad de Güemes durante el acto conmemorativo.

Para cerrar las actividades, abanderados de las escuelas primarias y colegios secundarios, junto a academias privadas, realizaron una pasada frente al palco oficial, para luego cantarle el feliz cumpleaños a la ciudad y degustar una porción de rica torta.

La jurisdicción

Por historia y tradición el pueblo de Campo Santo y su jurisdicción municipal se llevan los laureles en el Valle de Siancas.

La historia de la localidad azucarera tiene varios siglos, dado que fue poblada por hacendados españoles desde la época de la colonia y hace poco más de 200 años vio nacer la actividad de los trapiches en la provincia, en las propiedades de la familia Cornejo, con el ingenio San Isidro, de hecho uno de los más antiguos del país.

En este punto, cabe destacar que una vez nacido el pueblo de General Güemes se determinó que la ruta nacional 34 sea el límite jurisdiccional de uno y otro pueblo.

Así, hoy tenemos que casi la mitad de la ciudad y del ejido urbano de General Güemes está en jurisdicción de Campo Santo porque las edificaciones se extendieron rápido a uno y otro lado de la ruta nacional.

El tema dejó de ser una curiosidad para pasar a ser un verdadero problema dominial y catastral para autoridades y vecinos, porque nadie tributaba nada en ningún lado.

Por eso, desde hace unos pocos años, se considera que el último barrio de Campo Santo hacia el este es el Santa Rosa de Lima, y la calle que separa éste del barrio SOEM de Güemes, es el límite tácito entre las dos comunas, pero no hay nada formal al respecto. Nadie quiere hacerse cargo, en Campo Santo, de perder jurisdicción.

http://www.eltribuno.info/celebraron-los-128-anos-del-nacimiento-la-ciudad-general-gemes-n741048

sábado, 23 de julio de 2016

Proyecto minero ubica a Salta a la cabeza de las inversiones

23 de julio 2016.

Según un informe, en el mediano plazo se volcarán en la provincia US$ 3.040 millones.
Solo en la mina de oro y cobre Taca Taca hay comprometidos US$ 3.000 millones hasta 2019.



Por los fondos que una minera canadiense, un ingenio norteño y una avícola de capitales bolivianos comprometieron hasta 2019, por 3.040 millones de dólares, Salta figura en un informe que acaba de publicar el Ministerio de Hacienda y Finanzas de la Nación como la provincia que mayores inversiones privadas recibirá en el mediano plazo.

El puesto de privilegio se debe, casi enteramente, a un proyecto minero, Taca Taca, en el que la compañía First Quantum anunció un programa de US$ 3.000 millones, para explotar oro y cobre a 35 kilómetros al oeste de Tolar Grande.

De acuerdo con el plan que presentó en mayo al Ministerio de Ambiente y Producción Sustentable de Salta, la empresa canadiense completaría este año los estudios de impacto ambiental, ingeniería, transporte y energía, para encarar la etapa de factibilidad en 2017 e iniciar la construcción de la planta de producción en 2018.

Según los ensayos, Taca Taca redituará 244.000 toneladas de concentrado de cobre, 110.000 onzas de oro y 4.100 toneladas de molibdeno concentrado por año.

La Puna salteña tiene otros avanzados proyectos metalíferos que no aparecieron en el informe. Uno de ellos se desarrolla en Lindero, un depósito de oro y cobre localizado al sur del Salar de Arizaro, a 70 kilómetros de Tolar Grande. Allí, la empresa Goldrock (Mansfield) completó estudios de factibilidad en 2013, pero aún no tiene confirmados los US$ 220 millones que demandará la construcción de sus unidades de producción primaria e industrial.

El proyecto prevé un minado diario de 30.000 toneladas para producir un promedio anual de 161.000 onzas, con una vida útil de diez años.

En las cercanías de Lindero, Mansfield también descubrió a fines de los noventa el depósito de cobre, oro y plata de Río Grande. Allí, estudios geológicos, trincheras y perforaciones determinaron la existencia de importantes mineralizaciones, con contenidos medios superiores a 0,7 gramos de oro y 0,7% de cobre por tonelada.

En Diablillos, otro yacimientos metalífero situado en el borde limítrofe por el que Salta y Catamarca mantienen un antiguo diferendo, la empresa canadiense Silver Standard también completó fases exploratorias con perforaciones sobre las que se estimaron reservas por 88.451.000 onzas de plata y por 747.000 onzas de oro.

En El Quévar, un proyecto de plata y plomo localizado a 95 kilómetros de San Antonio de los Cobres, en las inmediaciones del nevado de Pastos Grandes, Silex Argentina (Golden Minerals) llevó adelante similares estudios que arrojaron reservas de plata por 60 millones de onzas.

La viabilidad de esos proyectos metalíferos y de otros enfocados principalmente sobre el litio, mineral estrella de estos tiempos, depende fundamentalmente de reglas estables y de infraestructuras (energía, caminos, vías férreas) que no se compadecen con el potencial de la Puna salteña.

Infraestructuras en deuda

Los reclamos del sector minero, por el deplorable estado de las infraestructuras vial y ferroviaria en la Puna salteña, se reiteran año tras año.

En la ruta nacional 51, corredor obligado de los insumos y producciones de la actividad, en 2015 apenas se asfaltaron 14 kilómetros. De los 100 kilómetros que tenía pavimentados, 30 fueron arrasados por las crecidas del río Toro. La preocupación no está puesta únicamente en el camino que conecta a Salta con Antofagasta por Sico.  

También las vías de C-14 impiden disponer de la vinculación ferroviaria con el norte chileno en condiciones mínimas de seguridad. Todo esto pone los fletes en las nubes.

http://www.eltribuno.info/proyecto-minero-ubica-salta-la-cabeza-las-inversiones-n740597




domingo, 17 de julio de 2016

Cumplió 44 años el Tren a las Nubes, ícono turístico de Salta

17 de julio 2016.

Por:  Luis Borelli.

Fue el primero en su tipo en Argentina e inauguró la era de los emprendimientos ferroturísticos.



Ayer, el Tren a las Nubes cumplió 44 años. Fue el emprendimiento turístico más importante que tuvo la provincia y su implementación fue la culminación exitosa de gestiones inicadas en 1971. Los actores fueron la Cámara de Hoteles, Restaurantes, Confiterías, Bares y Afines de Salta, y las autoridades de Ferrocarriles Argentinos. Fue el primer emprendimiento ferroturístico argentino que inauguró la era de estos atractivos circuitos. Con el tiempo llegaron otros, implementados sobre viejos ramales -algunos abandonados-, construidos entre fines del siglo XIX y principio del XX; a veces por empresas inglesas, y otras por el Estado Argentino, como es el caso del Ferrocarril Central Norte, ex General Belgrano.

Luego del Tren a las Nubes, llegaron formaciones turísticas como las patagónicas, que recorren o recorrieron sitios maravillosos de Tierra del Fuego, Bariloche, Ingeniero Jacobachi, o el mismo Tren de La Costa en Capital Federal. Todos ellos, transformados en su momento, en grandes atractivos turísticos.

Además, hay que mencionar los intentos que se hicieron en otras provincias como el Tren de las Sierras, en el Valle de Punilla, Córdoba (ex Belgrano); el Ecológico en las Cataratas del Iguazú, en Misiones, o el Tren a Cabra Corral, en nuestra provincia, proyecto que fue motorizado en su momento por el Lic. Miguel Cheda, sobre el más antiguo ramal salteño: el C-13.

Primero no fue un tren

No obstante que desde un principio la formación ferroturística del Ramal C-14 fue bautizada como "Tren a las Nubes", paradójicamente el primer viaje no se hizo en el tradicional tren que hoy conocemos, sino con un "coche motor". La unidad que inauguró el servicio tenía capacidad para transportar 124 pasajeros sentados. Estaba traccionada con dos motores diesel de alta montaña, y cada uno de ellos tenían una potencia de 550 HP. Esta información fue suministrada, en una conferencia de prensa realizada el 11 de julio de 1972 en la Dirección de Turismo de Salta, por los hoteleros Róbinson Rodríguez, Antonio David y Juan Guerriero; el ingeniero Moisés N. Costello, jefe de Zona Norte del Belgrano, y Claudio René Álvarez y Oscar Gómez, de la Sección Comercial del Belgrano.

A bordo de esos coches, los primeros turistas disfrutaron de un confortable ambiente con aire acondicionado. Al superar la formación los 4.000 metros sobre el nivel del mar, el vehículo podía encender, en caso de necesidad, un sistema de calefacción central.

Estas unidades autopropulsadas pertenecían a una remesa adquirida por Ferrocarriles Argentinos en 1965 a la fábrica Ganz-Mavag de Hungría. Era la misma planta fabril que en 1935 había vendido a nuestro país los coches antecesores, y que tan buenos resultados habían dado desde 1936, cuando cumplieron servicios entre Salta, Jujuy, Tartagal, Tucumán, Alemanía y Campo Quijano.

De todos modos, estas nuevas y modernas máquinas, ahora incorporadas al turismo, eran de mayor capacidad y potencia, y contaban con los últimos adelantos mecánicos y tecnológicos de la época.

En talleres de la Línea Belgrano se las había equipado con restaurante, cafetería, oxígeno y audio. El servicio se completaba con atención médica, menú de altura y guías turísticos que informaban sobre las alternativas del viaje y de la obra ferroviaria, ramal que a partir de entonces, salteños y argentinos comenzamos a conocer con mayores detalles. Los tres primeros guías del Tren a las Nubes fueron facilitados por la Dirección de Turismo de Salta. En la conferencia de prensa sólo se suministraron sus apellidos: Meneses, Di Leandro y Quiroga.

Aquella primera formación, recorrió los aproximadamente 500 kilómetros del circuito, en solo 10 horas, transportando 124 pasajeros, mientras que la posterior formación de 10 coches de pasajeros transportaba 520 y tardaba unas 14 horas.

La crónica periodística

Al día siguiente del primer viaje, el diario El Tribuno informó que el día anterior el Tren a las Nubes había partido de la Estación Salta con rumbo al Viaducto la Polvorilla a las 8, y que su retorno había sido a la 21, luego de haber permanecido dos horas en San Antonio de los Cobres. En la misma nota se informaba que el próximo viaje se realizaría el domingo 23.

http://www.eltribuno.info/cumplio-44-anos-el-tren-las-nubes-icono-turistico-salta-n738092




viernes, 15 de julio de 2016

Un sismo de 3.3º hizo temblar a Tolar Grande

15 de julio 2016.

Se trató de el segundo movimiento de similares características producidos en el mismo lugar, en las últimas 15 horas.



Esta madrugada, a las 1.39, se produjo un temblor de 3.3º en la escala de Richter en el departamento Los Andes, según datos del Instituto Nacional de Prevención Sísmica (Inpres). El epicentro se situó a 191 km de la ciudad de Salta y a escasos 32 km de Tolar Grande.

Pocas horas antes, otro movimiento de iguales características y en el mismo sitio tuvo lugar, en el centro del "triángulo sísmico" que forman San Antonio de los Cobres, Tolar Grande y Catúa, en el límite con Jujuy. En este caso, el temblor ocurrió a las 18.55 de ayer.

http://www.eltribuno.info/un-sismo-33-hizo-temblar-tolar-grande-n737348

jueves, 14 de julio de 2016

El aeropuerto y el ramal C-14, primeras obras del Plan Belgrano

14 de julio 2016.

Marcos Peña y José Cano aseguraron que los trabajos arrancarán antes de fin de año. El proyecto planea una inversión de US$ 16.300 millones en rutas, ferrocarriles y aeropuertos.



Con obras en el ramal ferroviario C-14 y en el aeropuerto Martín Miguel de Güemes empezará a desembarcar en Salta el Plan Belgrano. Las primeros trabajos se iniciarán en este semestre junto con licitaciones y ejecuciones de rutas nacionales. Ayer, el jefe de Gabinete de la Nación, Marcos Peña, y el titular del Plan Belgrano, José Cano, llegaron a la capital salteña y se reunieron con funcionarios provinciales y con miembros del Consejo Económico y Social, una entidad que nuclea a empresarios, gremialistas y dirigentes sociales.

Los funcionarios nacionales aseguraron que por lo pronto se invertirán 200 millones de dólares en el ramal C-14, que va desde Salta hasta Socompa. Son 150 kilómetros y las obras se realizarán entre este semestre y el primero de 2017.

En esa red ferroviaria, por cierto, ya se volcaron 25 millones de pesos para poner a andar el Tren a las Nubes en un tramo reducido; desde San Antonio de los Cobres hasta el viaducto La Polvorilla.

Cano agregó que para la recuperación total del Belgrano Cargas, que contiene a varios ramales, será necesaria una inversión 2.500 millones de dólares. "Hay un proyecto ambicioso, con un plazo de ejecución de 36 meses", expresó el funcionario. Además, resaltó que es fundamental transformar en autopista la ruta 9 y la 34, para bajar la tasa de siniestralidad.

"Tenemos que desarrollar el sistema de transporte, y de eso se trata el Plan Belgrano", expresó Cano.

Además de convertir en autopista tramos de ruta 9 y la ruta 34, el Plan Belgrano apuntará a la conectividad vial con Bolivia y Chile. Se prometió también poner en marcha el ansiado corredor bioceánico, que unirá los puertos del sur de Brasil con las terminales marítimas del norte de Chile.

El aeropuerto de Salta también recibirá fondos nacionales para su reacondicionamiento. Las nuevas obras estarán destinadas a desarrollar el turismo regional, la carga aérea y la conectividad de pasajeros con la costa oeste del océano Pacífico, México y Estados Unidos, con conexión al lejano Oriente. Se invertirán 60 millones de dólares y las trabajos empezarán en octubre.

Estos fueron algunos de los pocos anuncios concretos que dieron a conocer Peña y Cano en cuanto a la hoja de ruta del Plan Belgrano. Remarcaron que en Salta el programa tiene un eje fundamental: el desarrollo de infraestructura para reactivar las economías regionales. Varios de esos proyectos ya habían sido enunciados por Cano en distintas visitas a Salta.

El dinero total

El Plan Belgrano planea invertir 16.300 millones de dólares solo en recuperación vial, ferroviaria y aeroportuaria. Por estas tierras, ya están en ejecución la recuperación del ramal que va desde Joaquín V. González hasta Avia Terai (Chaco). Es un tramo de 400 kilómetros y las obras continuarán durante el segundo semestre y contará con una inversión de 550 millones de dólares. Otro sector que está en recuperación es el trayecto que va desde Salvador Mazza hasta Tucumán. Son 1.250 kilómetros y representan una inversión de 1.625 millones de dólares.

Marcos Peña expresó que el Plan Belgrano es el más ambicioso que se haya encarado en el último tiempo. "Son obras que generan bienestar social y al mismo tiempo mejoran la competitividad productiva y ayudan a generar empleo", expresó el funcionario. Y agregó: "El Plan Belgrano es una reivindicación histórica para el Norte Grande, que estamos convencidos de que tiene un enorme espacio para crecer, mejorar, producir y exportar, ya sea desde el turismo a la producción agropecuaria e industrial".

Los funcionarios también se reunieron con el intenente Gustavo Sáenz para avanzar en los proyectos de desages pluviales previstos para la capital salteña.

Hay mucha expectativa

El intendente de Campo Santo, Mario Cuenca, y presidente del Foro de Intendentes, comentó que los jefes municipales están con muchas expectativas de que finalmente se cristalice el Plan Belgrano. Pero su reclamo pasa por otro lado: “También tenemos esperanzas que de una vez por todas la Nación empiece a discutir con las provincias una nueva ley de coparticipación”, expresó Cuenca. Y agregó: “Sin lugar a dudas, eso nos llevaría a solucionar los problemas estructurales que tienen las provincias y por ende los municipios”.

Además, consideró que la política debe hacer un mea culpa por no haber podido resolver el tema del agua y las cloacas. “Más de 30 años que seguimos hablando de cloacas y agua, debe ser que no hemos avanzado”. También consideró importantes las obras viales para el desarrollo de la región.

Obras para la provincia

Vial
  •     Construcción de autopistas para las rutas nacionales 9, 34, 50.
  •     Pavimentación completa de las rutas nacionesle 51 y 40.
  •     Terminales de transferencia de carga en Güemes.

Ferrocarril
  •     Ramal que va desde Joaquín V. González hasta Avia Terai (Chaco). Es un tramo de 400 kilómetros con una inversión de US$ 550 millones.
  •     De Salvador Mazza hasta Tucumán. Son 1.250 kilómetros y representa una inversión de US$ 1.625 millones.
  •     Se invertirán US$ 200 millones para el ramal C-14, que une Socompa con Güemes. Son 150 kilómetros.

Aéreo
  •     En el aeropuerto de Salta las nuevas obras estarán destinadas a desarrollar el turismo regional. Se invertirán 60 millones de dólares.

http://www.eltribuno.info/el-aeropuerto-y-el-ramal-c-14-primeras-obras-del-plan-belgrano-n736794