Algunas noticias sobre el Ramal C-14, el Tren a las Nubes y su zona.

miércoles, 22 de agosto de 2012

Una nueva historia que revive a Tolar Grande

22.08.12

La esperanza

Daniel Sagarnaga.

Fundada a principios de siglo XX, cuando la explotación minera alcanzaba su cúspide en la Puna salteña, Tolar Grande fue siempre una localidad pensada para servir de puesto de vanguardia en medio de una geografía donde desde el agua hasta el oxígeno son de difícil consecución.



El término “Puna” en quechua denomina al “páramo” o a la “tierra fría”. Y tal como afirma su significado, la árida región desde siempre fue un ambiente hostil y de difícil acceso para las necesidades humanas. Sin embargo encontramos que fue habitado desde hace miles de años por hombres, que dejaron su huella inefable hasta nuestros días.

En la década del 40 vivían allí unas 4.000 personas cuya economía estaba ligada al azufre que producía la Mina Julia y al ónix de la Mina Arita. Para el transporte de los minerales se había instalado un tren y una estación en cuyo entorno se estableció el pueblo, habitado por familiares de mineros y ferroviarios. Pero en los años 80 las minas cerraron y con ellas se fue el tren. Las mil personas que vivían en el barrio ferroviario emigraron y hoy pueden verse algunas casas vacías que, de a poco, comenzaron a ocuparse nuevamente. “Fue una lucha recuperar los terrenos de ferrocarriles para la gente. Pero finalmente lo hicimos”, cuenta el intendente Villanueva.

Los mineros también se fueron hacia fines de 1990 y solo quedaban 16 personas en Tolar Grande. El pueblo estaba condenado a la desaparición. Toda la Puna, en esos años, sufrió ese mismo destino.


El regreso de los idos


Las circunstancias se mantuvieron hasta que el Gobierno provincial tomó la decisión de hacer lo imposible para que Tolar Grande no quedara borrado del mapa: se trata del último poblado antes de la frontera con Chile. A partir de ese momento, se inició un plan para repatriar a los antiguos pobladores. Así Tolar Grande comenzó a repoblarse y hoy cuenta con unos 250 habitantes que trabajan en la comuna y en algunas de las mineras que han comenzado a volver, con la resistencia de la economía globalizada, en mala situación, que frena las inversiones en la zona. Aunque también se avizora la explotación del litio en los grandes salares.

Esta es la situación de los habitantes de Tolar, a la que debe sumarse el efecto del cambio climático que trae lluvias donde antes era un páramo.

Actualmente Tolar Grande, junto a otras tres localidades salteñas, es considerado por revistas de viajes como uno de los destinos que están a la espera de ser descubiertos por los grandes contingentes turísticos. Y esa es una esperanza en la que todos creen.

http://www.eltribuno.info/salta/193505-Una-nueva-historia-que-revive-a-Tolar-Grande.note.aspx

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada