Algunas noticias sobre el Ramal C-14, el Tren a las Nubes y su zona.

jueves, 28 de marzo de 2013

El Viernes Santo en pueblos de la Puna

28.03.13

LUIS BELTRAN

Jujuy Preparan las ermitas para el rezo del Vía Crucis.

 Las “doctrinas” cantan y recitan los 7 dolores de la Virgen iluminando la noche de Yavi con sus faroles de papel.


La Semana Santa se vive con profunda fe y devoción en toda la Puna jujeña, uno de los lugares elegidos por cientos de visitantes es el pueblo histórico de Yavi ubicado a 16 kilómetros al oeste de La Quiaca por ruta provincial 5. El lugar es reconocido por su magnífica iglesia construida a fines del siglo XVII (San Francisco 1690). Su riqueza cultural se aprecia a simple vista, en la entrada los herrajes de la puerta le anticipan al visitante la ornamentación de madera cuyas vigas y puntales incluyen tallas enriquecidas con cabecitas de querubines. En el interior está el púlpito tallado en madera y cubierto de oro a la hoja. De este modo todo se mantiene cromáticamente uniforme por el dorado oro, las cornisas, columnas y nichos con imágenes, cuadros y esculturas que fueron traídas desde el Cuzco para su ornamentación.

Es el edificio más destacado del antiguo poblado y lo fue también en los tiempos del marqués de Tojo, actualmente declarada Monumento Histórico Nacional.

Durante Semana Santa es el centro de peregrinación de numerosos grupos de feligreses que se trasladan desde distintos puntos del altiplano demostrando sensible adhesión por la Pasión y Muerte del Señor.

Los protagonistas principales de los ritos son los pobladores norteños, desde el Jueves Santo trasladan al Santísimo a la nave lateral de la Iglesia para adornarlo con tules y flores. El Viernes Santo (hoy) desde temprano llegan los encargados de preparar el Monte Calvario dentro del templo, provenientes desde las localidades y valles cercanos transportan en burros ramas de molle, rosas amarillas y aromas que serán utilizados para los cultos litúrgicos de la Pasión. En lo alto del Monte Calvario sitúan una imagen articulada de Cristo en la cruz, al pie las imágenes de la Virgen de los Dolores, María Magdalena y Juan Bautista. En tanto, el interior del templo es adornado con sobriedad y belleza, reina el silencio. Mientras van ultimándose los últimos preparativos en la iglesia y ermitas comienzan a oírse los primeros lamentos del Viernes Santo.

Llegan desde localidades como Inti Cancha, Suripugio, Casti, Yavi Chico entre otras de la jurisdicción. Niñas desde los 12 años son preparadas para entonar la lectura de la Pasión con cánticos traducidos en un profundo lamento y sincero dolor hasta llegar a las lágrimas. En las primeras horas de la noche la iglesia está repleta de fieles, quizás muchos asisten como espectadores a una celebración folclórica. Arriban turistas, sin llegar a comprender el profundo sentido religioso del habitante puneño; después de la lectura de la palabra de Dios las doctrinas responden rezando y cantando. Luego se procede a realizar el descenso, un lugareño representando a José de Arimatea asciende al Monte Calvario iniciando el emocionante rito, mientras el párroco desde el púlpito explica los cantos de las diferentes doctrinas que representan con mucho dolor la muerte de Cristo.

Una vez finalizada la ceremonia del sermón, las damas del pueblo colocan el cuerpo del Señor en un hermoso sepulcro para la posterior procesión por las calles del pueblo. Recorren las principales calles deteniéndose en cada una de las 14 ermitas preparadas con flores, en el trayecto las doctrinas continúan cantando y recitando los 7 dolores de la Virgen iluminando la noche con sus faroles de papel, finaliza todo con las primeras luces del amanecer.


También en Santa Catalina

Desde el Domingo de Ramos comienza la Semana Santa en Santa Catalina donde llegan residentes desde otros puntos de la provincia y desde las 9 localidades que pertenecen a esa jurisdicción, ademas de los feligreses, están presentes los grupos doctrinarios de cada lugar del Departamento, al son de cantos sencillos y música lastimera del Viernes Santo, las tonadas se van preparando durante la cuaresma, son penitenciales y su origen se remonta a los misioneros que recorrían la zona predicando el Evangelio.

Las actividades en viernes comienzan desde las 10 previo anuncio de niños que recorren las calles de Santa Catalina con sórdidas matracas anticipando que la procesión va a comenzar. Es allí cuando los feligreses participan en el Via Crucis vivenciando el misterio de la pasión y muerte de Jesucristo. Las piadosas vestidas de luto y con pañuelos blancos lloran y acompañan a la Virgen Dolorosa, los varones llevan en andan a Jesús Nazareno recitando cánticos y lamentos en su honor. Pasan toda la noche del Viernes Santo recorriendo calvarios. Es el pueblo que alumbra a Jesús fallecido.

http://www.eltribuno.info/jujuy/265474-El-Viernes-Santo-en-pueblos-de-la-Puna.note.aspx

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada