Algunas noticias sobre el Ramal C-14, el Tren a las Nubes y su zona.

viernes, 4 de octubre de 2013

Salta: la ciudad y la Vuelta a los Valles

Viernes 4.10.2013.

Ámbito del Placer

Historia, cultura y paisajes en un circuito repleto de matices.



El tour comienza en la ciudad capital, que también puede servir como base para salir a recorrer el circuito Vuelta a los Valles, un sendero que se puede realizar utilizando el transporte público, contratando un tour en agencia o en auto. En este último caso hay que tener en cuenta que se trata de caminos de cornisas y en muchos trechos, enripiados. Hosterías y bodegas esperan al turista para alojarlo en un ambiente de ensueño y hacerlo degustar los maravillosos platos de la cocina regional.
Rodeada por tres países (Chile, Bolivia y Paraguay) y seis provincias (Jujuy, Formosa, Chaco, Santiago del Estero, Tucumán y Catamarca), el territorio salteño abarca todo tipo de paisajes, desde la aridez del desierto puneño, hasta el verde exuberante de la selva.

Heredera de la antigua nación Diaguita-Calchaquí, del Imperio Inca, del pasado colonial hispánico y del espíritu criollo que luchó por la independencia nacional, Salta es conocida por su rico patrimonio cultural, y muchos rasgos de este rico legado aún perduran en la fisonomía humana y arquitectónica de sus pueblos y de su ciudad capital.

Carácter hispánico

La ciudad de Salta fue fundada en 1582 y aún posee un carácter hispánico que la distingue del resto de las capitales argentinas. Su perfil urbano está delineado por un centro histórico que preserva casas e iglesias de estilo colonial, enmarcadas por cerros circundantes.

Concentra una variada y completa infraestructura turística que la sitúa como uno de los principales destinos.

Calidad de servicios, entretenimiento y una activa vida cultural son algunas de las atracciones de esta hospitalaria ciudad.

El corazón de la capital, sin duda, lo constituye la zona más antigua y representativa, en los alrededores de la plaza 9 de Julio. En las calles que la circunscriben y sus alrededores se encuentra buena parte de los atractivos arquitectónicos de la ciudad. Allí, por ejemplo, se emplazan la Catedral Basílica y el Cabildo, el más completo y mejor conservado de la Argentina. Muy cerca se halla el Convento San Francisco, otra clásica postal salteña, en el cual se destaca su inmensa torre de 53 m de altura.

Otro hito eclesiástico es el Convento San Bernardo, una de las construcciones más antiguas de la ciudad, que posee un portal tallado a mano por los aborígenes que data de 1762. En esos alrededores de la plaza 9 de Julio también pueden verse viejas casonas de estilo hispánico, caracterizadas por patios con aljibes y techos de tejas, anchos muros de adobe e importantes rejas y balcones.

Por su ubicación, la ciudad capital es el punto de partida ideal para recorrer los circuitos turísticos de la provincia. Uno de ellos es el de los Valles Calchaquíes. La Vuelta a los Valles es un viaje inolvidable a través de una región forjada por una turbulenta historia preincaica y colonial, en una dramática geografía tallada por los vientos y el sol. Detrás de las sorprendentes formaciones rocosas de sus quebradas y cerros multicolores, se levantan pueblos cuyas casas de adobe y paja transportan al viajero a tiempos remotos.

Este circuito circular puede iniciarse por la RN 68 (con destino a Cafayate) o la RP 33 (rumbo a Cachi). Antes de ingresar al Valle Calchaquí, y dejando atrás la ciudad de Salta, el camino discurre por el Valle de Lerma. Sobre la ruta se asienta una serie de pueblos y fincas que se dedican especialmente al cultivo del tabaco.

Muchas de las casas de campo reciben turistas. Chicoana es un pequeño pueblo muy tradicional. Conserva un aire de otros tiempos con viejas casonas y una plaza muy bien cuidada; es un pueblo gaucho muy fiel a sus tradiciones.

Continuando, la RP 33 se interna en la Quebrada de Escoipe, comenzando luego el espectacular ascenso por la zigzagueante Cuesta del Obispo, hasta llegar a la Piedra de Molino, un punto panorámico donde vale la pena detenerse.

Se han dejado atrás los verdes y se ingresa en un paisaje de altura, donde los colores y las formas han sido volcados con maestría sobre las montañas. Reciben al viajero los elegantes y esbeltos cardones del Parque Nacional Los Cardones.

En sus 64.117 ha resguarda parte de uno de los principales biomas andinos del noroeste y la parte septentrional del Monte Occidental, región natural exclusiva de la Argentina. Uno de sus principales objetivos es la preservación de la planta más importante de esta región, el cactus conocido como cardón.

El primer poblado adonde llega la RP 33 es Payogasta, una antigua población de origen indígena cuyo nombre significa "pueblo blanquecino". A los pocos kilómetros se llega a Cachi. Ya en Cachi, centro turístico del alto Valle Calchaquí, se encuentran sitios arqueológicos como La Paya y Las Pailas.

El paisaje está dominado por el imponente macizo del Nevado de Cachi con sus ocho cumbres y por el fértil valle de Cachi Adentro. En el pueblo se destacan la iglesia y el Museo Arqueológico.

Luego se llega a Seclantás, poblado con una esbelta iglesia de típico estilo vallisto, y siguiendo por el Camino a Colte se puede visitar a expertos artesanos especializados en telar.

En los alrededores se halla la laguna de Brealito, un lugar apto para la pesca deportiva del pejerrey y la mojarra. Existe un lugar para campamento y el paisaje es muy pintoresco. Más adelante está Molinos, con su arquitectura doméstica colonial de gran belleza, su majestuosa iglesia y la elegante hacienda de Isasmendi, quien fue el último gobernador realista en Salta. En las cercanías del pueblo se halla el primer criadero de vicuñas en semicautiverio, Coquena, instalado en la provincia de Salta.

Los parajes de Colomé, Tacuil y Humanao ofrecen la posibilidad de disfrutar y conocer el secreto de los vinos de altura, ya que las bodegas que se ubican en este sector poseen viñedos a más de 2.600 metros.

Hacia el norte (RN 40) y en el camino a Cafayate se atraviesa la espectacular Quebrada de las Flechas, enclavada en un misterioso paisaje lunar, llegando a Angastaco, Animaná y San Carlos, pintorescos poblados rodeados por viñedos y álamos, de un apacible estilo de vida.

http://www.ambito.com/suplementos/placer/noticia_suplemento.asp?ID=709867&Seccion=Secciones%20Especiales

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada