Algunas noticias sobre el Ramal C-14, el Tren a las Nubes y su zona.

domingo, 5 de abril de 2015

Volvió el Tren a las Nubes y abrió las puertas al cielo

05/04/2015.

REGRESO ESPERADO.

50 salteños, 95 turistas nacionales y 25 extranjeros disfrutaron del regreso del tren más emblemático del país. Disfrutá la crónica y las mejores fotos del viaje.

TREN A LAS NUBES. El tren más emblemático del país volvió a viajar después de nueve meses. FOTO LA GACETA


El Tren a las Nubes volvió y 170 personas pudieron disfrutar de uno de los viajes más maravillosos del mundo. Salteños, extranjeros y turistas de distintos puntos del país quedaron fascinados con la travesía que concluye en la Puna, a 4200 msnm (metros sobre el nivel del mar). Desde la administración contaron a LA GACETA que para el próximo viaje los pasajes ya están casi agotados e incrementarían las frecuencias de viajes.

La aventura comenzó a las 6.30. Los pasajeros fueron citados en la estación de trenes de la ciudad, en Ameghino y Balcarce, para ser acreditados y emprender el viaje. Algunos más abrigados y precavidos con sus hojas de coca en mano, -para evitar el apunamiento-, que otros esperaban la asignación de sus asientos, pero la ansiedad era generalizada, se percibía. Todos miraban el tren, algunos frotaban sus manos para entrar en calor en la fresca madrugada salteña. El maquinista hizo sonar la bocina del Tren y desató el entusiasmo en los pasajeros que, rápidamente, subieron a los vagones.

Las agujas del reloj marcaron 7.05 y el Tren a las Nubes emprendió su viaje hacia San Antonio de los Cobres. Entusiasmados y fascinados, muchos pasajeros asomaron sus celulares a las ventanas y registraron los primeros pasos del viaje. "No lo puedo creer, se me eriza la piel con la bocina del tren. Lo tengo que grabar sí o sí", dijo una de las pasajeras.

Así comenzaba un viaje de 434 kilómetros que inicia en el Valle de Lerma, en la capital salteña a 1187 msnm. Después de recorrer varios kilómetros, los guías a bordo se presentaron, saludaron a los pasajeros, terminaron con la ansiedad y los autorizaron a subir las ventanillas para disfrutar los primeros paisajes. Cámaras profesionales de fotografía, celulares, tablets; todas las herramientas tecnológicas fueron aprovechadas para las primeras fotos y registrar los hermosos paisajes que combinaban extensas hectáreas de verdes y cosechas en algunos campos.

Ya en Rosario de Lerma, se vivió uno de los momentos más sentimentales del viaje. Los salteños se acercaron a la vía del tren para saludar a los pasajeros a bordo. Las fotografías fueron recíprocas desde arriba y abajo de la formación. Un gaucho vestido con el atuendo salteño y flameando la insignia nacional, al paso del Tren a las Nubes, despertó la admiración de todos los viajentes que se rompieron las palmas para devolver el saludo con gratitud. "Eso es patriotismo, orgullo y sentido de pertenencia. El gaucho esperó al costado de la vía que el tren pase. Qué buena foto le saqué", comentó Catalina, oriunda de Buenos Aires que registró el momento.

El murmullo y las fotografías fueron constantes en los dos vagones que hicieron el primer viaje.

Llegó el momento más esperado por todos. El Tren a las Nubes llegó al viaducto de Las Polvorillas. El imponente paisaje y la obra de ingeniería del estadounidense Richard Maury, hicieron que los 170 pasajeros se pelearan por un lugar en las ventanillas de los vagones para fotografiar el momento. Poco les importó el apunamiento por los 4.200 msnm. Todos querían su foto, su recuerdo. El Tren a las Nubes había resurgido y estaba en el corazón de la Puna salteña, en San Antonio de los Cobres.

Al descender, los artesanos recibieron a los pasajeros para ofrecerles sus productos. Nadie pudo resistir a los encantos de los tejidos, llaveros, o la foto con las llamas. Sacaron dinero de las billeteras para comprar y llevarse un recuerdo.

El viaje finalizó a las 16. Maravillados, salteños y turistas nacionales y extranjeros, emprendieron la vuelta. Visitaron el mercado artesanal de San Antonio de los Cobres. Allí fueron recibidos por el gobernador Juan Manuel Urtubey que expresó: "el Tren a las Nubes es la recuperación de un servicio que nosotros los salteños nos debíamos", y prometió obras para los vecinos.

El regreso a la capital fue en bus y, tras cuatro horas de viaje por la ruta nacional 51, los pasajeros llegaron extenuados a la estación de trenes. La aventura se extendió poco más de 14 horas. Los rostros combinaban felicidad y cansancio. Algunos recurrieron a la solidaridad de los compañeros de viaje y pidieron un celular para hacer un llamado y avisar a la familia que estaban de regreso; es que los teléfonos, al igual que las cámaras fotográficas, tenían sus baterías agotadas. Todos registraron los paisajes que propone la aventura.

Uno de los íconos turísticos más emblemáticos del mundo está de vuelta. Con la promesa de trabajo de funcionarios y dirigentes para preservarlo, el Tren más famoso del país viajó a las nubes.























http://www.lagacetasalta.com.ar/nota/17088/turismo/volvio-tren-nubes-abrio-puertas-al-cielo.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada