Algunas noticias sobre el Ramal C-14, el Tren a las Nubes y su zona.

viernes, 1 de mayo de 2015

Este sábado podés llegar al cielo en tren

Viernes 01 de Mayo 2015.

FIN DE SEMANA LARGO.

A menos de un mes de que empezó a transitar de nuevo la puna salteña, el Tren de las Nubes es un atractivo inigualable.

FOTO LA GACETA.


Después de haber pasado nueve meses dormido mientras se reparaban sus vías y se hermoseaban sus vagones, hace pocas semanas el tren más famoso del país arrancó sus motores. Este sábado te espera.

A bordo del convoy podrás recorrer los 434 kilómetros que insume el viaje de ida y vuelta hasta el imponente viaducto de La Polvorilla, pasando unos kilómetros el poblado de San Antonio de los Cobres, en uno de los tres ferrocarriles más altos del mundo. Luego de la renovación, los vagones son sumamente confortables y podrás disfrutar del servicio del bar.

Empieza el viaje

Puntualmente a las 7.05, todos los sábados el tren parte hacia las nubes. El día del viaje, los pasajeros deberán estar a las 6.15 en la estación de la ciudad de Salta (Ameghino y Balcarce; teléfonos 4223033 / 4220957).

Recomendación: llevá abrigo. Las temperaturas en la puna pueden ser bastante extremas (para este sábado pronostican -3° de mínima y 13° de máxima)

Recorrido

Partirás de entre los verdes paisajes del valle de Lerma y llegarás hasta el desierto de la puna, a 4220 metros sobre el nivel del mar. Y el recorrido es realmente sobrecogedor; no solo por lo majestuoso del paisaje, sino por los desafíos técnicos que se enfrentaron para construirlo: quien lo diseñó en 1971, el ingeniero norteamericano Richard Maury, decidió no apelar al sistema mecánico de cremallera, que es la solución habitual para que los trenes trepen con solvencia las alturas. En cambio, diseñó el recorrido de manera tal que el tren sube circulando por un sistema de zigzags, viaductos, túneles y espirales, que permiten una visión única de lo que hay alrededor.

La verde yunga irá desapareciendo y el paisaje irá cambiando de color y de vegetación a medida que el tren suba. Desde los 1.187 msnm de la ciudad de Salta hasta los 4220 m de altitud de La Polvorilla, el ascenso es prácticamente constante -las pocas excepciones le dan más espectacularidad al camino- y con él crece también la emoción.

Cuando por fin llegues a San Antonio de los Cobres, te recibirán los lugareños con sus artesanías y sus llamas. Hay varios lugares donde podés almorzar y también un supermercado.

Alternativas

La excursión tradicional -el viaje de ida y vuelta en el tren- no da tiempo para conocer mucho. Pero existe otra opción: sacar solo pasaje de ida, pasar la noche allí y volver a Salta en una traffic. Eso sí, tené en cuenta que no toda la ruta está pavimentada.

Las alternativas de hospedaje son sencillas; la habitación doble en el hotel más grande (3 estrellas) con desayuno cuesta unos $700. Y si bien el pueblo es pequeño, te ofrece sorpresas interesantes. En el sitio arqueológico El corralito, situado al norte del pueblo, podrás conocer 17 paneles con petroglifos. También podrás visitar el Museo étnico y arqueológico, que ofrece una colección de objetos prehispanos y calcos de petroglifos.

Regresar paseando

El camino de vuelta a Salta por tierra te permitirá lograr una perspectiva diferente del paisaje. Bajarás, por ejemplo, por la cornisa del Abra Blanca (y el mundo se abrirá a tus pies), y poco después llegarás a Santa Rosa de Tastil. A pocos kilómetros del poblado actual, se encuentran las ruinas de lo que fue la ciudad precolombina más grande ubicada del territorio argentino. Se estima que a fines del siglo XV la poblaban más de 2.000 personas. Hallarás restos de 440 viviendas construidas con piedras sin argamasa, enterratorios y calles sinuosas que conducen a espacios públicos que convergen en una suerte de plaza central, donde se encuentra la piedra sagrada (wanka) donde se realizaban las prácticas rituales. Cuando sigas camino a Salta, te sentirás con el espíritu renovado.

http://www.lagacetasalta.com.ar/nota/19041/turismo/este-sabado-podes-llegar-al-cielo-tren.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada